Google intensificó su rivalidad con Microsoft con la adquisición de Quickoffice, el fabricante de una aplicación móvil usada ampliamente para trabajar en documentos creados en programas de Microsoft para procesar textos, hojas de cálculo y presentaciones.

El acuerdo anunciado el martes otorga a Google Inc. una nueva arma para obstruir a Microsoft Corp. en momentos en que más gente realiza trabajos en teléfonos inteligentes y computadoras tablet. Quickoffice hace que esos dispositivos sean compatibles con Microsoft Office, aun si el paquete integrado de programas no está instalado en ellos.

Aunque obtiene virtualmente todos sus ingresos de los anuncios en internet, Google ya ha dedicado varios años a tratar de arrebatar ventas a Microsoft ofreciendo su nuevo paquete de programas parecidos a Office que son accesibles por internet. Algunas de estas aplicaciones, llamadas Google Docs, se ofrecen gratuitamente, mientras que versiones más avanzadas, llamadas Google Apps, se venden en paquetes de suscripción con costo anual de 50 dólares por usuario.

Ted Schadler, analista de Forrester Research, dijo que las aplicaciones en línea de Google no operan bien con archivos Microsoft Office en dispositivos móviles, una anomalía que presumiblemente resolverá Quickoffice. Schadler espera que Google agregue características a las aplicaciones Quickoffice para que puedan sincronizarse con trabajo realizado a través de Google Apps en computadoras de oficina y casa.

Sin proporcionar detalles, Google dijo el martes en un blog que tiene intención de incorporar Quickoffice en su paquete Apps de paga.

Microsoft minimizó el desafío de Google.

"Google Apps requiere hacer concesiones y no cubre las necesidades de productividad de la mayoría de la gente y las empresas", dijo Clint Patterson, director de comunicación de la división Microsoft's Office.