La salud del derrocado presidente egipcio Hosni Mubarak se deterioró significativamente el martes, tres días después de que un tribunal lo condenó a cadena perpetua en conexión con el asesinato de manifestantes, dijo un funcionario de seguridad.

El funcionario de la cárcel de Torá, en El Cairo, dijo que Mubarak se desplomó varias veces y que se le colocó un respirador artificial después de que tuvo dificultad para respirar. Dijo que el estado del ex presidente se agravó el lunes después de recibir la visita de su esposa, la ex primera dama Suzanne Mubarak, quien lloró después de ver a Mubarak con su uniforme azul de preso.

Las autoridades penitenciarias rechazaron una petición de Mubarak para que dos de sus médicos personales supervisaran su estado, dijo el funcionario. Sin embargo, accedieron a transferir a su hijo Gamal, también preso, a una celda cercana.

El funcionario habló bajo condición de no ser identificado porque no está autorizado para hablar con la prensa.

Mubarak fue condenado el sábado por no impedir los asesinatos de manifestantes durante la sublevación de 2011. Esa decisión significó su traslado a instalaciones carcelarias por primera vez.

Desde que lo arrestaron en abril de 2011 hasta el anuncio del veredicto, Mubarak había estado en hospitales, primero en su lugar vacacional favorito en el Mar Rojo, en Sharm el Sheij, y luego en una suite en un hospital militar en las afueras de El Cairo.

Los hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, fueron absueltos el sábado pasado de los cargos de corrupción, pero siguen detenidos por un juicio separado por cargos de abuso con información privilegiada.

En su última aparición pública en el juicio, el sábado, Mubarak permaneció con el rostro inexpresivo, recostado en una camilla dentro de una jaula en la sala. Llevaba gafas oscuras, que ocultaban sus ojos. Sus hijos parecían nerviosos, pero no reaccionaron al veredicto contra su padre ni a sus propias sentencias absolutorias.

Después de la condena, Mubarak presuntamente sufrió una crisis de salud en un vuelo en helicóptero hacia un hospital en la prisión de El Cairo. Un informe de los medios estatales dijo que fue un ataque cardiaco, pero no fue posible confirmar la versión.