Familiares de las víctimas de la dictadura chilena presentaron hoy un recurso de protección con el fin de evitar un acto de homenaje al fallecido general Augusto Pinochet, el próximo domingo en el teatro Caupolicán de Santiago.

Según fuentes judiciales, en el recurso presentado ante la Corte de Apelaciones de Santiago, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) asegura que dicha iniciativa constituye "un apremio o tortura sicológica para quienes perdieron a sus seres queridos" bajo el régimen militar (1973-1990).

El requerimiento está dirigido en contra del exjefe operativo del aparato represor de Pinochet, la Central Nacional de Informaciones (CNI), Álvaro Corbalán, que actualmente cumple condena en un recinto especial para violadores a los derechos humanos.

También afecta a la intendenta metropolitana de Santiago, Cecilia Pérez, la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional (Unofa), y en general contra toda la autoridad, institución o persona que tenga participación o responsabilidad en el homenaje que se realizaría el 10 de junio.

La Corte de Apelaciones ha dado 48 horas al director general de Carabineros, Gustavo González, y la intendenta para responder respecto de los antecedentes que posean del acto homenaje a Pinochet y que motivó la presentación del recurso de protección presentado por la AFDD.

El acto está organizado por la "Corporación 11 de septiembre", que toma el nombre del día del golpe de 1973, y por la Unofar, dos entidades poco conocidas que agrupan a fieles al exdictador, fallecido en 2006.

Familiares de víctimas de la dictadura han comenzado a llamar a través de las redes sociales a realizar una "funa" (manifestación de repudio) el próximo domingo, cuando los partidarios de Pinochet lleguen al teatro Caupolicán a efectuar el homenaje al exdictador.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, dijo a Efe, que con este homenaje queda demostrado que no está garantizado 'el nunca más'. Lo que nos provoca es la más absoluta repulsa y rechazo a este homenaje a un genocida", apostilló.

En tanto, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados y el Instituto Nacional de Derechos Humanos ya han manifestado su repudio a este acto, en el que se exhibirá un documental sobre Pinochet, bajo cuyo mandato (1973-1990) fallecieron 3.200 personas y otras 38.000 sufrieron prisión política o tortura.

Este lunes, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y fundador de Servicio Paz y Justicia (Serpaj), manifestó su repudio por el homenaje a Pinochet del próximo 10 de junio.

"Si le hacen un homenaje a un dictador, le están haciendo un homenaje a la muerte, a la destrucción y a la violación de los derechos humanos", sentenció Pérez Esquivel, que participó en un encuentro continental sobre derechos humanos realizado en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.