La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) pidió hoy al presidente del país, Daniel Ortega, hacer las gestiones necesarias para garantizar una dispensa de cooperación que Estados Unidos puso en duda este año y es conocida como "waiver".

El presidente de Amcham, Yalí Molina, y el titular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua, José Adán Aguerri, enviaron hoy a Ortega una misiva para pedir acciones estatales que aseguren la ayuda estadounidense.

"Nos preocupa a nosotros, y es claro decirlo, que no se otorgue el waiver", declaró Molina en conferencia de prensa.

La embajadora de Estados Unidos en Managua, Phyllis Powers, dijo el mes pasado que será "muy difícil" aprobar a Nicaragua la dispensa de cooperación debido a la falta de transparencia fiscal, a la ocupación de propiedades de ciudadanos estadounidenses en este país y por las "graves irregularidades" registradas en las elecciones presidenciales de 2011.

En esos comicios resultó reelegido el presidente Ortega.

Si ese certificado que otorga cada año Estados Unidos es suspendido, Washington no puede otorgar ayuda bilateral o apoyar el otorgamiento de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales al país afectado.

Estados Unidos tiene poder de veto en el Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en conjunto desembolsaron 237,2 millones de dólares en 2011 al sector público de Nicaragua.

Aguerri ha dicho que si Estados Unidos niega este año el "waiver", Nicaragua podría perder unos 1.121 millones de dólares que el BID tiene programado asignar entre 2012 y 2017.

Por su parte, el expresidente de Amcham César Zamora explicó que Nicaragua ha pagado en los últimos 15 años unos 1.400 millones de dólares en indemnizaciones a ciudadanos estadounidenses cuyas propiedades confiscó el primer Gobierno de Daniel Ortega (1979-1990).

"No es poca cosa" y "toda esa deuda la estamos pagando cada uno de los ciudadanos nicaragüenses y cada uno de los inversionistas", añadió.

Consultado sobre el tema, el canciller nicaragüense, Samuel Santos, dijo a periodistas que el Gobierno de Ortega sigue "con mucha tranquilidad y orden" el caso del "waiver".

"Todo se está haciendo conforme se debe hacer", afirmó, sin más precisiones.

El procurador (abogado) del Estado nicaragüense, Hernán Estrada, afirmó en marzo pasado que 197 ciudadanos estadounidenses mantenían en vigor 377 reclamos por propiedades.

El "waiver" es un certificado que otorga Estados Unidos para avalar la continuación de la cooperación con Nicaragua y que está supeditado al avance que registre Managua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas en el primer Gobierno sandinista a ciudadanos estadounidenses.

Estados Unidos otorga a Nicaragua dos tipos de "waiver", uno por asuntos de propiedad y otro por transparencia fiscal.