El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció hoy que viajará mañana a París para reunirse con el presidente francés, François Hollande, y tratar el fortalecimiento de las relaciones económicas entre los dos países.

El anuncio de la visita de Harper a París se produce en medio de una intensa actividad internacional para coordinar una respuesta a la creciente crisis financiera europea.

Hoy los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G7, el grupo de economías más desarrolladas al que pertenecen tanto Francia como Canadá, mantuvieron una teleconferencia para tratar de la situación financiera mundial.

Harper, quien se encuentra en Londres para asistir a las ceremonias del jubileo de la reina Isabel II de Inglaterra, dijo a través de un comunicado que tratará con Hollande "una variedad de asuntos globales y bilaterales con un enfoque particular en el fortalecimiento de las relaciones comerciales e inversiones".

Harper y Hollande ya mantuvieron un encuentro bilateral en la Cumbre del G8 celebrada el pasado mes de mayo en Camp David (EE.UU.).

Canadá ha defendido hasta ahora que cualquier contribución financiera a los cortafuegos de la eurozona tiene que proceder exclusivamente de Europa.

Ottawa, que defiende la idea del mantenimiento de las políticas de austeridad en Europa, considera que la eurozona es una de las regiones más ricas del mundo y tiene recursos más que suficientes para enfrentarse a sus problemas financieros.