Abu Yahya al-Libi, considerado el número dos del grupo terrorista Al Qaeda tras la muerte de Osama Bin Laden, pudo haber muerto en un ataque con aviones no tripulados en Pakistán, según adelantó la cadena CNN.

La cadena, que cita fuentes oficiales estadounidenses, indicó que los investigadores tratan de determinar si Al-Libi fue asesinado o herido el lunes en una campaña en la que murieron 15 militantes de la red terrorista y tres resultaron heridos.

La cadena Fox, por su parte, apunta a que militantes y residentes en el área en la que se produjo el ataque indicaron a agentes pakistaníes que al-Libi se encontraba en la casa atacada, aunque la inteligencia pakistaní no ha podido confirmar si murió.

Si fuera así, su muerte sería el mayor golpe contra Al Qaeda desde que un equipo de las fuerzas especiales estadounidenses matara a Osama bin Laden en un operación llevada a cabo en Pakistán en mayo del pasado año.

El Gobierno de Pakistán no puede confirmar o denegar la muerte de Al-Libi, según indicó un alto funcionario de la inteligencia pakistaní a la fuente estadounidense.

En septiembre de 2011 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones económicas contra a Al-Libi, ciudadano libio y considerado "líder y comandante" de Al Qaeda.

Como resultado de las sanciones los ciudadanos y las entidades de Estados Unidos tienen prohibida toda transacción con los sancionados cuyos activos bajo jurisdicción estadounidense quedan congelados.

Según el Departamento del Tesoro, Al-Libi, ciudadano libio, tiene responsabilidad en la supervisión de otros miembros de alto rango de Al Qaeda, y a menudo se le menciona como "jefe de propaganda".

Más de una docena de personas murieron y tres resultaron heridas en un ataque con misiles perpetrado el lunes por un avión no tripulado de EE.UU. en la zona tribal de Waziristán del Norte, en el noroeste de Pakistán.

El ataque se produjo poco después de la medianoche (hora local) y el avión espía lanzó seis misiles contra una vivienda en la zona de Mir Alí, según informaron fuentes oficiales.

Waziristán del Norte es una de las siete áreas que conforman el conflictivo cinturón tribal de Pakistán, fronterizo con Afganistán y donde operan diversas facciones talibanes y grupos yihadistas a ambos lados de la frontera.

Los ataques de aviones no tripulados, conocidos como "drones", son muy habituales en esa parte del país asiático y ayer una acción similar provocó la muerte de al menos cinco personas en la vecina Waziristán del Sur.

Según sus defensores, este tipo de ataques sirven para golpear con gran precisión objetivos insurgentes, pero algunos activistas y sectores políticos en Pakistán los critican porque provocan la muerte de civiles y violan la soberanía nacional.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aumentó notablemente la frecuencia de estos ataques tras asumir el poder en 2009 como parte de su estrategia para encontrar una salida a la guerra afgana, en la que Pakistán es un actor esencial.