El polémico proyecto minero Conga comenzará a operar apenas la empresa Newmont se pronuncie sobre las nuevas condiciones que señaló el Gobierno peruano tras un peritaje a su estudio de impacto ambiental, afirmó hoy el presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdes.

"Las leyes peruanas facilitan la operación de Conga, pero también es cierto que ha habido un pronunciamiento del presidente de la República y que ha sido escuchado, analizado y estamos esperando una pronta respuesta de la empresa Newmont. Dando la respuesta Newmont, este proyecto automáticamente debería ir", afirmó Valdés en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima.

Tras un peritaje al estudio de impacto ambiental de Conga contratado por el Gobierno de Ollanta Humala, el mandatario señaló una serie de nuevas condiciones para el inicio de operaciones de la empresa como cuadruplicar las reservas de agua, establecer un fondo social y crear 10.000 puestos de trabajo.

Conga, de 4.800 millones de inversión y a desarrollarse en la región noreste de Cajamarca, enfrenta la oposición de un gran sector de la población del lugar que teme que sus reservas de agua sean afectadas de forma irremediable por el drenado de cuatro lagunas en cabecera de cuenca, dos para extraer cobre y oro y las otras para almacenar los relaves.

El presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, uno de los principales líderes opositores a Conga, pidió hoy la salida de Humala al recordar que durante la campaña electoral, el entonces candidato privilegió el agua al oro.

Valdés lamentó las declaraciones de Santos y de los dirigentes a los que calificó de intransigentes y afirmó que el Gobierno respeta las leyes y los acuerdos asumidos.

El jefe de Gabinete Ministerial indicó que el Gobierno "nunca ha perdido el contacto con la empresa" y expresó que se espera una "respuesta afirmativa" de Newmont para junio.

Actualmente, la población de Cajamarca se encuentra en el sexto día de una huelga indefinida, con la suspensión de clases escolares, el cierre de algunos comercios y algunas movilizaciones, mientras que sus principales dirigentes han señalado que "destruir fuentes de agua naturales está fuera de discusión".

Valdés manifestó que el Gobierno está trabajando "para que esta empresa en su momento tenga que volver a operar, porque no hay nada que se lo impida".