El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pedirá en la próxima cumbre del Grupo de los Veinte (G20) en México que se acuerde una solución "eficaz" para acabar con la que denominó "crisis mundial del desempleo", así como medidas que eviten que la economía mundial entre en una nueva recesión.

"Necesitamos una solución eficaz y coordinada para la crisis mundial del desempleo y acciones decisivas para evitar una nueva recesión global", dijo hoy Ban ante los miembros de la Asamblea General de Naciones Unidas, reunidos para abordar los detalles de la cumbre de Los Cabos de los 18 y 19 de junio próximos.

El máximo responsable de la ONU aseguró que la cumbre del G20 llega en un momento dominado por la "ansiedad", en el que "la economía mundial está en una precaria situación", principalmente afectada por la crisis en la zona euro, "que puede incluso agravarse" y que ya afecta a "economías y hogares de todo el mundo".

La máxima preocupación de Ban es la falta de creación de empleo que domina el mercado laboral en todo el mundo y que ha dejado a 75 millones de jóvenes en busca de un puesto de trabajo en todo el mundo, según los últimos datos que baraja Naciones Unidas y que el secretario general destacó en su intervención.

"En todo lo que hagamos, el empleo debe ser nuestra prioridad", dijo Ban sobre las previsiones de cara al G20, al tiempo que alertó ante la posibilidad de que el mundo cree "una generación de hombres y mujeres jóvenes que están desempleados y que no se pueden emplear".

"Si fracasamos a la hora de crear empleos decentes para los jóvenes, ese fracaso nos perseguirá en la forma de mayor pobreza, en cohesión social perdida y en un círculo vicioso de mayor inestabilidad", añadió.

Para Ban, el acuerdo de crecimiento y empleo logrado el pasado año en la cumbre de Cannes (Francia) ha resultado "insuficiente para romper el círculo vicioso" del desempleo, que ya afecta a "muchas economías en desarrollo".

"Un alto índice de desempleo, la fragilidad del sector financiero, el endeudamiento de los Gobiernos y las medidas de austeridad continúan alimentándose las unas a las otras, y el resultado es una espiral descendente", agregó.

Ban aseguró que invitará a los líderes mundiales del G20 a "encontrar medidas que estimulen las economías y crear trabajos decentes, al tiempo que provean protección social para los más pobres y vulnerables", todo ello bajo el compromiso con "la economía verde y el desarrollo sostenible".

En ese sentido, destacó que los objetivos de la ONU para el G20 van de la mano de los que espera de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible Río+20, que se celebrará este mes en Río de Janeiro.

"El trabajo del G20 puede y debe complementar a los objetivos que se marquen en Río+20", dijo el secretario general, quien estuvo acompañado en el encuentro con la subsecretaria de Relaciones Exteriores y representante del Gobierno mexicano ante el G20, Lourdes Aranda, con quien también se reunió este martes.