La selección española realizó hoy su último entrenamiento antes de marcharse a Polonia a disputar la Eurocopa, y lo hizo en una sesión que contó con la ausencia de Álvaro Arbeloa, aquejado de una leve contractura cervical, y la novedad de Cesc Fabregas, que se recupera de una lesión muscular.

El entrenamiento comenzó treinta minutos después de lo previsto, a las 11 horas, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid).

El primero en saltar al césped fue Xavi Hernández, seguido del capitán Iker Casillas. Pocos minutos después fueron saltando el resto de jugadores, hasta completar una nómina de 22, con la única ausencia del lateral derecho del Real Madrid Álvaro Arbeloa. El jugador blanco no se calzó las botas de tacos y trabajó al margen para recuperarse de una leve contractura cervical.

La novedad en la sesión preparatoria fue la presencia por primera vez desde su llegada a la concentración del catalán Cesc Fábregas, que evoluciona favorablemente de una lesión muscular que le impidió disputar el amistoso del pasado domingo frente a China y que hoy se entrenó durante 50 minutos junto al resto de sus compañeros.

Raúl Albiol, Xabi Alonso y Sergio Ramos también abandonaron antes de tiempo un entrenamiento en el que los internacionales realizaron mucho trabajo con balón, tanto en ejercicios de rondos como en varios partidillos en espacio reducido.

El entrenamiento, que se desarrolló a puerta abierta, contó con la asistencia de varias decenas de niños, que no dejaron de animar a la selección y corear el nombre de los internacionales.