Al menos veinte insurgentes y cuatro soldados paquistaníes murieron hoy en un choque armado ocurrido en un puesto militar ubicado en el noroeste del Pakistán y próximo a la frontera con Afganistán, informaron a Efe fuentes oficiales.

El enfrentamiento tuvo lugar después de un ataque de un nutrido grupo de insurgentes al puesto fronterizo de Salala en la conflictiva región tribal de Mohmand, según un responsable militar del Ejército paquistaní en esa zona que prefirió mantener el anonimato.

Un portavoz del Ejército de Pakistán, Muhammad Ali Diyal, confirmó que el combate tuvo lugar esta madrugada, pero rehusó precisar más detalles.

El puesto de Salala fue bombardeado por helicópteros de la OTAN el pasado noviembre, acción en la que murieron 24 soldados paquistaníes, lo que desató las represalias de Islamabad.

Entre las medidas que tomó por Pakistán está el cierre de sus rutas terrestres al paso de suministros para las tropas aliadas desplegadas en el vecino Afganistán, un veto que aún está vigente a pesar del acercamiento entre ambas partes de las últimas semanas.

Las autoridades de Pakistán han exigido, entre otras cosas, que la OTAN y EEUU se disculpen públicamente por la muerte de los militares, un gesto que hasta ahora no se ha producido.