Un avión cisterna que dejaba caer retardante en un remoto incendio forestal a lo largo de la frontera entre Utah y Nevada se estrelló la tarde del domingo. Sus dos tripulantes murieron, informaron las autoridades.

Los pilotos luchaban contra el fuego en 5.000 hectáreas de White Rock, que comenzaron a arder la noche del viernes después de que cayó un rayo en el este de Nevada. El incendio se propagó en Utah la noche del sábado, pero la mayor parte de las llamas se mantuvieron en Nevada, unos 150 kilómetros al noreste de Las Vegas.

Se desconocía la causa del accidente a las 13.45 horas en la zona de Valle de Hamblin en el oeste de Utah, dijeron funcionarios de la Oficina de Manejo de Tierras, o BLM por sus siglas en inglés.

La tripulación de un helicóptero vio el accidente y dijo a los equipos de tierra que "no se veía bien", declaró a The Salt Lake Tribune el detective del alguacil de Iron County, Utah, Jody Edwards.

Personal en tierra de la BLM y miembros de la tripulación de helicóptero trabajaron durante un tiempo para mantener el fuego lejos de los escombros. Los ayudantes del alguacil manejaron y caminaron más de una hora para llegar al lugar y confirmar que los pilotos habían muerto, dijo Edwards.

Las llamas después arrasaron el lugar del accidente, agregó.

Los pilotos volaban un avión cisterna P-2V, propiedad de Neptune Aviation Services de Missoula, Montana. Los nombres de las víctimas no se dieron a conocer de inmediato.