Al menos tres niños murieron y otras seis personas están desaparecidas en Filipinas por las inundaciones y los fuertes vientos provocados por el tifón "Mawar", el primero que azota este año al archipiélago, indicaron hoy fuentes oficiales.

El director del Centro Nacional de Prevención de Desastres, Benito Ramos, declaró a la televisión ABS CBN que la última víctima es un niño ahogado en la provincia de Rizal, cerca de Manila.

Los otros dos fallecidos son dos hermanos de dos y cuatro años de edad que murieron arrastrados por otra riada en la isla de Palawan, al oeste del país.

Los equipos de rescate buscan a cinco personas desaparecidas en la región de Camarines Sur, al este, y a otra en Romblon, en el centro del archipiélago, pero las operaciones son complicadas debido a las malas condiciones climáticas.

Según el Servicio de Meteorología (Pagasa), el tifón se encuentra 380 kilómetros al este de la provincia de Batanes, en el extremo norte del país, y arrastra vientos de 140 kilómetros por hora con ráfagas de hasta 170 kilómetros por hora.

"Mawar" es el primer tifón de la temporada de lluvias en Filipinas, que generalmente comienza en mayo o junio y termina en noviembre o diciembre.

Entre 15 y 20 tifones visitan Filipinas cada año durante ese periodo.