Las naciones europeas deben coordinarse mejor para salir de la crisis financiera que atraviesan, y no depender del crecimiento de las naciones en desarrollo, dijo el lunes la presidenta de Brasil Dilma Rousseff.

Durante una reunión con el rey Juan Carlos de España, quien se encuentra de visita en Brasil con una delegación de empresarios, Rousseff dijo que el mensaje de la nación sudamericana para la venidera reunión del G20 es que Europa necesita dejar de reñir y actuar al unísono.

También señaló que lograr que la economía global vuelva al camino del crecimiento "no puede depender sólo de las medidas adoptadas por las naciones emergentes".

Una creciente clase media en naciones como Brasil y la demanda que genera ha ayudado a muchas compañías multinacionales a mantenerse a flote.