Los presidentes de Rusia y China se reunieron el martes para intensificar una relación que contrarreste la influencia de Estados Unidos y siga protegiendo a Siria de medidas internacionales para frenar su represión a un levantamiento.

El presidente ruso Vladimir Putin llegó a la capital china en su primera visita a este país desde que volvió a ocupar la presidencia. Posteriormente mantuvo conversaciones con el presidente chino Hu Jintao que, según se anticipa, versarán sobre la situación en Irán, el comercio bilaterial y la cooperación energética, y más adelante durante la semana participarán en una cumbre regional.

Rusia y China han resistido reiteradamente los llamamientos de la comunidad internacional para enfrentar al régimen sirio a fin de que ponga fin a la violencia, aduciendo que no respaldarán medidas equivalentes a una intervención extrajera. Rusia es viejo aliado del régimen del presidente Bashar Assad, mientras China se opone a sentar precedentes que pudieran ser aplicados en un futuro a sus convulsionadas regiones de Tíbet y Xinjiang.

China y Rusia vetaron dos resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que plantearon la amenaza de sanciones contra Siria y han descartado toda acción militar para proteger a los civiles en Siria tal como se hizo en Libia. Los dos países votaron el viernes contra una resolución que condenaba la matanza el mes pasado de más de un centenar de civiles en Houla y demandaba una investigación independiente.

Estados Unidos ha presionado a Rusia para que acate las iniciativas internacionales de una transición política en Siria.

Por su parte Putin ha procurado usar los florecientes vínculos con China como contrapeso al predominio mundial de Estados Unidos, y ambos países han hallado una causa común para rechazar los llamamientos occidentales a políticas más abiertas y respeto a las libertades civiles.

El vocero de la cancillería, Liu Weimin, dijo el martes a la prensa que China y Rusia "se oponen a la intervención externa en la situación siria y se oponen al cambio de régimen mediante la fuerza".