Al menos nueve personas murieron hoy y otras veinte resultaron heridas en enfrentamientos entre rebeles chiíes y salafistas (musulmanes suníes radicales) en la provincia de Saada, en el noroeste del Yemen, según fuentes tribales.

Las fuentes explicaron a Efe que cinco muertos pertenecían al movimiento chií de los "hutíes", mientras los otros cuatro son salafistas.

La provincia de Saada, controlada por los "hutíes", y su vecina Haya, ambas cerca de la frontera con Arabia Saudí, han sido escenario anteriormente de choques entre estos dos grupos.

El conflicto entre los salafistas y los "hutíes" en esta zona del Yemen se desató a finales de noviembre del año pasado, cuando los chiíes atacaron una escuela salafí y sus alrededores en Saada, y causaron una treintena de muertos.

El movimiento hutí controla la provincia de Saada desde el año 2010, después de más de cinco años de enfrentamientos con las tropas yemeníes.

Por otro lado, al menos cuatro miembros de tribus yemeníes fallecieron hoy y otro resultó herido por la explosión de un camión bomba conducido por un supuesto suicida en la ciudad de Lauder, en la provincia meridional de Abian, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

El atentado tenía como objetivo un puesto de control instalado por miembros de tribus que colaboran con el Ejército yemení en la lucha contra Al Qaeda.

Las tribus yemeníes han instalado en los últimos dos días puestos de control en las carreteras que conducen a las principales ciudades en el sur del Yemen para prohibir la llegada de municiones a Al Qaeda en estas localidades.

Desde hace un año, el grupo vinculado a Al Qaeda "Ansar al Sharía" controla la mayoría de los pueblos y ciudades de Abian, excepto la ciudad de Lauder.

El sur del Yemen se ha convertido en un foco de inestabilidad y escenario de choques entre las fuerzas yemeníes y combatientes de Al Qaeda, que cuenta con diferentes campos de entrenamiento, según las autoridades.