El argentino Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y fundador de Servicio Paz y Justicia (Serpaj), manifestó hoy su repudio por un homenaje que los adherentes del fallecido exdictador Augusto Pinochet (1973-1990) le realizarán el próximo 10 de junio.

"Si le hacen un homenaje a un dictador, le están haciendo un homenaje a la muerte, a la destrucción y a la violación de los derechos humanos", sentenció Pérez Esquivel, que hoy participó en un encuentro continental sobre derechos humanos realizado en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Partidarios de Pinochet convocaron para el próximo domingo, en el teatro Caupolicán de la capital chilena, un homenaje al fenecido absolutista, lo que ha causado indignación entre las víctimas del régimen y el repudio de diputados y organismos estatales.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, dijo en su oportunidad a Efe, que "con este homenaje queda demostrado que no está garantizado el nunca más. Lo que nos provoca es la más absoluta repulsa y rechazo a este homenaje a un genocida".

Al respecto, Pérez Esquivel dijo hoy en Valparaíso, situado a 120 kilómetros al oeste de Santiago, que "ahora es el pueblo el que tiene que reaccionar frente a esto (el homenaje)".

Familiares de víctimas de la dictadura han comenzado a llamar a través de las redes sociales a realizar una "funa" (manifestación de repudio) el próximo domingo, cuando los partidarios de Pinochet lleguen al teatro Caupolicán a efectuar el homenaje al exdictador.