Un líder talibán y al menos veinticinco insurgentes murieron en varias operaciones llevadas a cabo por las tropas afganas y de la OTAN durante los últimos tres días en el sur de Afganistán, informó hoy una fuente oficial en un comunicado.

Las fuerzas de seguridad afganas y de la misión aliada en Afganistán (ISAF) desarrollaron el operativo contra los rebeldes en el distrito de Kajaki, en la provincia de Helmand, según la nota emitida por la oficina del gobernador de esa región.

"Las fuerzas de seguridad asesinaron a un responsable talibán, Abdul Salam Abed, hermano de un asistente del mulá Omar -máximo líder talibán- y a 25 guerrilleros talibanes", explicó el Gobierno provincial.

De acuerdo con el comunicado, las tropas afganas confiscaron chalecos con explosivos, armamento pesado y armas cortas.

Consultados por Efe, un portavoz de los talibanes, Zabiulá Muyahid, rehusó comentar estas operaciones y otro de la ISAF, Martyn Crichton, afirmó que aunque tenían conocimiento de lo sucedido no disponían de más detalles.

Las fuerzas internacionales se encuentran inmersas en pleno proceso de retirada, que debe concluir en el año 2014 si se cumplen los plazos previstos, pese a que la violencia se ha recrudecido especialmente desde el año 2010.

Los insurgentes talibanes luchan por lograr la retirada de las tropas y derrocar al Gobierno afgano, con vistas a implantar un régimen fundamentalista islámico en el país.