El exarzobispo guatemalteco Rodolfo Quezada Toruño, conocido como "el cardenal de la paz de Guatemala", falleció hoy a causa de una obstrucción intestinal, informaron fuentes de la Iglesia Católica.

Quezada Toruño, de 80 años, murió en un centro hospitalario privado en el sur de la capital guatemalteca.

El prelado, quien fue uno de los principales impulsores de la paz que se firmó en Guatemala en 1996 y que puso fin a un conflicto armado de 36 años, falleció a causa de una obstrucción intestinal, según la información oficial de la Iglesia Católica.

Nacido el 8 de marzo de 1932 en Ciudad de Guatemala, Quezada Toruño se licenció en Teología en la Universidad de Innsbruck (Austria) y en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, por la que en 1962 se doctoró en Derecho Canónico.

De regreso a Guatemala fue ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1956 y prestó servicios en la curia metropolitana, además de ejercer la docencia en distintos centros académicos de la capital guatemalteca.

Fue coadjutor en la parroquia del Sagrado Corazón, vicecanciller de la archidiócesis, párroco del santuario de Guadalupe, rector del seminario Conciliar de Santiago en Guatemala y del Seminario Nacional Mayor de la Asunción, también en su país.

También fue asesor de la Juventud Estudiantil Católica (JEC) y de la Acción Católica Universitaria (ACUR) y el 18 de agosto de 1968 fue designado capellán de Su Santidad.

El 5 de abril de 1972 fue nombrado obispo titular de Gadiaufala y auxiliar de Zacapa y Chiquimula, diócesis de la que el 16 de febrero de 1980 pasó a ser obispo titular.

En 1986 fue nombrado prelado de Santo Cristo de Esquipulas y entre 1988 y 1992 desempeñó el cargo de presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala.

En esa época Quezada Toruño jugó un papel decisivo como promotor del diálogo entre el Gobierno y la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). De 1987 a 1993 presidió la Comisión Nacional de Reconciliación que propició el proceso de paz.

En su calidad de conciliador, medió de 1990 a 1994 en las negociaciones para la pacificación del país, sumido durante 36 años en una guerra civil que concluyó el 29 de diciembre de 1996 con la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera.

Fue presidente de la Asamblea de la Sociedad Civil y en 1998 fue nombrado presidente de la Fundación Casa de la Reconciliación.

En 2001 Rodolfo Quezada Toruño fue elegido arzobispo metropolitano y Primado de Guatemala y el 21 de octubre de 2003 fue nombrado cardenal por Juan Pablo II.

Desde 1967 fue miembro de número de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala y miembro correspondiente de las Academias de Historia de España, El Salvador, Honduras, Costa Rica, República Dominicana, Argentina, Venezuela y Uruguay.