El presidente boliviano, Evo Morales, disputó hoy un partido de fútbol sala contra un equipo compuesto de corresponsales de prensa internacional que cubren la 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que concluye mañana en la ciudad central de Cochabamba.

El equipo presidencial, que se impuso por 7-4, vistió el verde que suele identificar a la selección boliviana de fútbol, mientras que la prensa internacional usó camisetas blancas con celeste.

El encuentro, disputado en un coliseo en la zona de Tiquipaya, cerró una jornada que se caracterizó por los ataques a la prensa del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que acusó a los medios de comunicación de manipular, mentir e injuriar "día a día".

Correa fue invitado por Morales al cónclave de ministros para que expusiera sus quejas sobre el sistema interamericano de derechos humanos.

Antes, ambos mandatarios asistieron a otro acto con cientos de leales a Morales y representantes de izquierda de países vecinos reunidos en la llamada "cumbre social", que se celebra simultáneamente a la Asamblea General.

Tras el encuentro contra los corresponsales, Morales y su equipo se enfrentaron a un combinado de organizaciones sociales de Chile.