Los candidatos de izquierda quedaron en cabeza en la primera vuelta de las legislativas francesas en siete de las once circunscripciones que hay en el extranjero, aunque todos los escaños se jugarán en la segunda vuelta.

Según los resultados divulgados hoy por el Ministerio de Exteriores, los candidatos del principal partido de la derecha, la Unión por una Mayoría Popular (UMP) del expresidente Nicolas Sarkozy, fueron los más votados en las otras cuatro.

La abstención fue muy elevada, en torno al 80 % globalmente, y de más del 88 % en dos de las circunscripciones, y en todos los casos superó el 75 %, de acuerdo con las tablas publicadas en por el Ministerio en su página web.

La lista de Corinne Narassiguin, de la coalición formada por el Partido Socialista y los ecologistas (PS/EELV), logró un 39,65 % de los sufragios en la circunscripción que incluye a Estados Unidos y Canadá, y es la que contó con un mayor número de electores que ejercieron su derecho (31.599).

El escaño se lo tendrá que disputar en la segunda vuelta con el exministro de Sarkozy Frédéric Léfebvre, que recibió el 22,08 % de los votos.

El PS/EELV también terminó en cabeza con el ecologista Sergio Coronado y un 35,88 % en la circunscripción que reúne al resto de los países de América, por delante de Pascal Drouhaud (UMP), con el 22,77 %.

En la circunscripción que comprende la península ibérica, la vencedora en la primera vuelta fue Laurence Sailliet de la UMP con un 31,88 %, ligeramente por delante del socialista Arnaud Leroy (30,52 %).

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas del pasado mes de mayo, Sarkozy ganó en ocho de las once circunscripciones, y el nuevo jefe del Estado, el socialista François Hollande en las tres restantes.

Se trata de la primera vez que los franceses residentes fuera de su país van a elegir a sus propios diputados, en concreto los once referidos, ya que hasta ahora estos electores registrados (son poco más de un millón) estaban adscritos a su último domicilio en Francia.

El voto en urna se efectuó durante el pasado fin de semana en los lugares establecidos por los consulados, aunque entre el 23 y el 29 de mayo habían tenido la posibilidad de hacerlo por internet, una opción que escogió el 11,8 %.

La segunda vuelta de las legislativas para los franceses en el extranjero será el próximo día 16 en América y en el resto del mundo el 17, coincidiendo en ese caso con la jornada electoral en Francia metropolitana.

En total están en juego los 577 diputados de la Asamblea Nacional de los que dependerá si Hollande tiene una mayoría para llevar a cabo su programa electoral o si, en caso de victoria de la derecha, tiene que someterse a una cohabitación.

Las encuestas publicadas en los últimos días dan a la izquierda una intención de voto de entre el 44 % y el 47 % a nivel nacional, mientras que a la derecha parlamentaria (lo que excluye el Frente Nacional) se le atribuye entre el 30 y el 35 %.

Una de las grandes incertidumbres para el resultado final viene dado por la posibilidad de que el nivel de abstención en la primera vuelta en la Francia metropolitana el próximo domingo sea muy superior al de las presidenciales (en la primera vuelta el 22 de abril fue del 20 %).

Si se confirmara esa fuerte abstención, los institutos de sondeos calculan que el Frente Nacional se clasificará en bastantes menos de 100 circunscripciones para la segunda vuelta, lo que requiere obtener como mínimo un 12,5 % de los votos de los electores inscritos.