La Fuerza Aérea israelí bombardeó la pasada madrugada la franja de Gaza en respuesta al lanzamiento de varios cohetes por parte de las milicias palestinas el fin de semana.

Según informó el Ejército en un comunicado, los objetivos atacados son "una instalación de fabricación de armas y un túnel terrorista" en el norte del territorio palestino.

"Se identificó haber hecho blanco", indica la nota, que explica que los ataques "fueron en respuesta a los cohetes lanzados contra las comunidades (israelíes) en el sur de Israel".

Según datos del Ejército, desde principios de año las milicias palestinas han lanzado 270 cohetes contra suelo israelí, sin causar víctimas.

Ayer siete palestinos (cuatro de ellos niños) fueron heridos en bombardeos nocturnos israelíes sobre cinco puntos del sur, norte y centro de la franja de Gaza.

Resultaron heridos al caer una bomba israelí sobre su casa en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro del territorio palestino.

El viernes, un soldado israelí murió en un tiroteo con un miliciano de la Yihad Islámica, Ahmed Abu Naser, que también murió en el enfrentamiento, cuando este trataba de entrar en territorio israelí con la intención de secuestrar a un militar.

Tras el incidente, el Ejército atacó un grupo de milicianos en la proximidades de la ciudad de Jan Yunis que trataban de lanzar un cohete contra Israel, según el Ejército.

Tres milicianos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, y otro sucumbió a sus heridas.

Desde que acabó la operación Plomo Fundido, en enero de 2009, Israel y Hamás mantienen una débil tregua (acordada con mediación egipcia) en la franja de Gaza y sus alrededores, que se rompe ocasionalmente con lanzamiento de cohetes y ataques de la Fuerza Aérea israelí que pueden prolongarse durante varios días.