El republicano Scott Walker se convertirá el martes en el tercer gobernador en la historia de Estados Unidos en enfrentar un referéndum para destituirlo.

El intento para obligar al gobernador de Wisconsin a dejar el puesto comenzó el año pasado, cuando Walker dio a conocer un plan que exhortaba a los trabajadores públicos a renunciar a casi todos sus derechos de negociación colectiva en un esfuerzo por colocar el presupuesto estatal bajo control.

Hubo protestas de hasta 100.000 personas frente al Capitolio estatal. A pesar de la indignación popular, el gobernador promulgó el proyecto de ley.

Desde entonces, la popularidad de Walker ha ido en aumento al tiempo que enfrenta la campaña para destituirlo. Si gana el referéndum del martes conservará el puesto hasta 2014, pero si pierde tendrá que dejarlo pronto.