La policía española encontró el lunes el cadáver de un niño boliviano de tres años en un vertedero de basura de Valencia.

el menor, identificado por el nombre de Johan David, había desaparecido el miércoles de la semana pasada cuando estaba al cuidado de dos amigas de la familia, también de nacionalidad boliviana.

Las dos personas, que no fueron identificadas, declararon en un primer momento que el menor había sido secuestrado. Poco después, admitieron que Johan David murió accidentalmente al golpearse la cabeza por una caída.

Las mujeres se asustaron y arrojaron el cuerpo a la basura, dijo la policía en un comunicado. Ambas fueron detenidas.

Tras la confesión, la policía inició una intensa búsqueda en el vertedero de Valencia, al este del país, que concluyó con la localización del cadáver tras remover 300 toneladas de basura.

La madre del menor fallecido vivía actualmente en Francia, donde había encontrado un empleo, y tenía previsto regresar a España en los próximos días para llevar a su hijo con ella.