El colombiano de 48 años que simulaba ser un chamán para abusar sexualmente de mujeres a las que, supuestamente, suministraba una sustancia soporífera para anular su voluntad, se encuentra en libertad, sin ninguna medida cautelar, tras ser detenido por segunda vez el 30 de mayo en Madrid.

El pasado viernes, 1 de junio, el falso chamán, José Israel G.R., fue puesto a disposición judicial y, tras prestar declaración, quedó en libertad sin cargo alguno, informaron hoy a Efe fuentes judiciales.

En principio, el magistrado así lo ha acordado por considerar que el supuesto curandero está perfectamente localizado y sigue imputado por un delito sexual, tras la denuncia que interpuso una de sus víctimas el mes pasado.

A día de hoy, la Policía española ha recibido 38 denuncias de presuntas víctimas de José Israel G.R., afectado por el síndrome de acondroplasia (una variedad de enanismo), enfermedad que aprovechaba para ganarse la confianza de las mujeres y entablar conversación.

Al parecer, usaba alguna sustancia soporífera, como burundanga, para que perdieran la percepción de la realidad y así consumar los abusos sexuales.

De las 38 mujeres que han manifestado ser víctimas del falso curandero, once aseguran haber tenido relaciones sexuales completas.

Además, el informe médico toxicológico que una de ellas entregó a los investigadores detalla que había consumido una sustancia denominada escopolamina, procedente de la planta burundanga.

La Policía está analizando las numerosas botellas, vasos y periódicos que se encontraron el registro al domicilio del falso chamán.