Las principales organizaciones empresariales de Brasil y España firmaron hoy, con ocasión de la visita del rey Juan Carlos a Brasilia, un acuerdo para trabajar conjuntamente en la apertura de nuevos mercados en Asia y Oriente Medio.

La asociación comercial fue suscrita en Brasilia por el presidente de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil, Robson Braga de Andrade, y por su homólogo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell.

El dirigente español encabeza la delegación de empresarios que acompaña al rey Juan Carlos en una visita de trabajo a Brasil y Chile, que comenzó este lunes por Brasilia.

En la mismo reunión entre los representantes de la CNI y la CEOE fue anunciada la creación del Consejo Empresarial Brasil-España, que será responsable tanto por las iniciativas para intentar ampliar exportaciones de ambos países como de un acuerdo de asociación en el área de educación, ante la necesidad brasileña de capacitar mano de obra.

El objetivo de los acuerdos es "unir fuerzas" para alcanzar nuevos mercados para los productos brasileños y españoles en regiones prometedoras como Asia y Oriente Medio, afirmó Braga de Andrade, en la ceremonia de firma de los convenios.

"Brasil y España necesitan unirse para alcanzar esos mercados. En algunos España tiene una penetración mayor", afirmó el líder empresarial brasileño.

"También estamos estudiando la posibilidad de adoptar medidas conjuntas como el entrenamiento y la capacitación de brasileños en España y viceversa. Tenemos muchas cosas para aprender y traer (de España)", agregó.

Para Rosell, el principal interés de los empresarios españoles es aumentar su penetración en Brasil y en otros mercados en los que el país suramericano tiene ventajas competitivas para poder superar los efectos de la crisis económica internacional.

El dirigente español admitió que la economía española pasa por graves dificultades desde 2009 y una de las soluciones es aumentar las ventas fuera del país.

"En los primeros siete años de este siglo creamos cinco millones de empleos y en los últimos cuatro destruimos tres millones", afirmó Rosell.

"El nuevo Gobierno (español) está empeñado en impulsar las reformas necesarias para el mercado de trabajo y el mercado financiero, pero consideramos que esas reformas no van a dar resultados mañana sino que son de mediano y largo plazo", agregó.

Entre los empresarios españoles que acompañan al rey Juan Carlos en su visita de trabajo a Brasil se encuentra los presidentes y principales ejecutivos de Banco Santander, Repsol, Telefónica, Iberdrola, Iberia, Isolux, Abengoa, Gas Natural Fenosa, Indra, Acciona, CAF, Talgo, Navantia y Airbus Military.