El Vaticano criticó fuertemente el lunes un libro sobre sexualidad escrito por una prominente monja estadounidense por considerar que contradice las enseñanzas de la Iglesia en temas como la masturbación, la homosexualidad y el matrimonio.

La jerarquía eclesiástica en Roma afirmó que su autora tiene un "entendimiento incorrecto" de la teología católica.

La Congregación para la Doctrina de la Fe, órgano del Vaticano encargado de custodiar la fidelidad a la doctrina de la Iglesia, dijo que el libro titulado "Just Love: A Framework for Christian Sexual Ethics" ("Sólo amor: un marco para la ética sexual cristiana"), escrito por la hermana Margaret Farley, miembro de la orden de las Hermanas de la Misericordia y profesora emérita de ética cristiana en la Facultad de Teología de Yale, representa un "daño grave" a la fe.

El organismo dijo que en su libro de 2006 Farley ignoró las enseñanzas de la Iglesia en asuntos fundamentales de la sexualidad humana o las trató como una mera opinión entre muchas.

Farley dijo el lunes que nunca intentó que el libro reflejara las enseñanzas oficiales católicas actuales. Más bien, dijo, lo escribió para explorar la sexualidad a través de varias tradiciones religiosas, fuentes teológicas y experiencias humanas.

La crítica a Farley, firmada por el director en Estados Unidos de la Congregación, el cardenal William Levada, se da en medio de una ofensiva reciente del Vaticano contra la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, el mayor grupo que aglutina a congregaciones de monjas estadounidenses.

El mes pasado el Vaticano prácticamente impuso una ley marcial contra la Conferencia, a la que acusó de socavar las enseñanzas de la Iglesia y de imponer ciertos "temas feministas radicales" incompatibles con el catolicismo.

Ordenó una reorganización en gran escala del grupo y nombró a tres obispos para efectuarla.

La ofensiva contra Farley, una destacada teóloga estadounidense, probablemente generará mayor resentimiento contra Roma entre las monjas de mentalidad más liberal en Estados Unidos.

El análisis del libro por parte del Vaticano comenzó en 2010 e involucró la búsqueda de las respuestas de Farley a sus preocupaciones. Después de que sus respuestas no lograron satisfacer a la Congregación para la Doctrina de la Fe, se procedió a una exhaustiva "examinación en casos de urgencia", que concluyó el 14 de diciembre.

El papa Benedicto XVI aprobó la decisión en marzo pasado y ordenó que se publicara.

En el comunicado, el Vaticano mencionó problemas específicos en el libro de Farley, los cuales "afirman posiciones que están en contradicción directa con las enseñanzas católicas en el campo de la moralidad sexual".