El porcentaje de niños ecuatorianos que trabajan bajó de casi el 17 % en 2007 a cerca del 6 % en 2011, informó hoy el director del gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), Byron Villacís.

Villacís dijo a Efe que aunque aún hay alrededor de 213.000 niños trabajando, el diagnóstico en general es "favorable" en el país, donde a 2011 había más de 3,6 millones de menores de entre 5 y 17 años.

"Es una excelente noticia que hay 450.000 niños que han salido de trabajo y se dedican ahora solamente a estudiar", dijo Villacís, al apuntar que esto evidencia "un quiebre" de la situación de trabajo infantil antes y después de 2007.

Una investigación gubernamental sobre el trabajo infantil apunta a que pese a los avances, aún subsisten importantes disparidades entre los diferentes grupos poblacionales, especialmente en detrimento de los indígenas, los pobres y los habitantes de la zona rural.

Los niños trabajan en áreas comerciales y agrícolas, entre otros, comentó Villacís, al apuntar que un 3,2 % de los alrededor de 213.000 menores que trabajan, también estudian.

El Gobierno proyecta que alrededor del 2015 se erradique el trabajo infantil en el país.

Doris Soliz, ministra de Inclusión Económica y Social, dijo hoy en una rueda de prensa que lo más relevante en cuanto al trabajo infantil es el tema de la pobreza y señaló como ejemplo a niños que trabajaban en basureros debido a los escasos recursos económicos de sus familias.

Añadió que este año se concretará una investigación relativa a la minería artesanal, que "al parecer incluye mucho trabajo infantil", y señaló que empresas de flores y bananeras serán "prioridad" en la vigilancia para erradicar el trabajo infantil.

"En este momento podríamos decir que no hace falta, no tiene que hacer falta que se use el trabajo infantil para completar los recursos de las familias", comentó.

Recordó que el Gobierno da un bono mensual de 35 dólares a madres de escasos recursos para "asegurar al menos un dólar diario, un poquito más, para cubrir las necesidades básicas de alimentación".

Ese bono está vinculado a otros beneficios como salud y educación.

Según el Gobierno, el trabajo infantil se concentra en las provincias de Los Ríos, Loja, Tungurahua, Imbabura, Manabí, Guayas, Pichincha y Azuay.