El rey de España destacó hoy ante la presidenta de Brasil la determinación de España para superar la crisis "desde la solidez de sus instituciones" y la "excelencia" de su capital humano, y subrayó que el Gobierno español "está también acometiendo reformas de gran calado que no tardarán en dar fruto".

En el brindis del almuerzo que ofreció en su honor la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el rey Juan Carlos recalcó asimismo que España trabaja con sus socios europeos para "estabilizar los mercados financieros, reducir los intereses de la deuda pública y fortalecer el proyecto del euro".

En el primer viaje al extranjero desde su intervención quirúrgica en la cadera -que es también su primera visita de trabajo a otro país desde la llegada del PP al Gobierno-, el rey acudió a Brasilia acompañado por una veintena de empresarios españoles, entre ellos los presidentes del Banco Santander, Repsol, Telefónica, Iberdrola, Indra e Iberia.

Abengoa, Elecnor, Gas Natural Fenosa, Isolux-Corsa, Talgo, Navantia, OHL e Islalink forman también parte de la delegación empresarial que acompaña al monarca, encabezada por el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, y en la que participa el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Manuel Teruel.

A esta nutrida delegación, que fuentes diplomáticas españolas consideran la más importante reunión de empresarios españoles en un viaje de este tipo, se refirió el rey en su discurso, al destacar que está formada por "líderes a nivel internacional en sus distintos sectores".

Sin aludir al contencioso con Argentina por la expropiación de YPF a Repsol, Juan Carlos I se dirigió a Rousseff para recalcar que los empresarios españoles "comparten una voluntad de permanencia y compromiso con Brasil", un país que "ha entendido bien que son las economías más abiertas y que mejor respetan el principio de seguridad jurídica las que más bienestar ofrecen a sus ciudadanos".