El mexicano Mario Molina, que recibió el Premio Nobel de Química en 1995 por sus estudios sobre la descomposición del ozono, aseguró hoy que bastaría destinar el 1 o el 2 por ciento del PIB mundial para mejorar la calidad del aire.

Molina, que participa como jurado en los Premios Jaime I que otorga el Gobierno regional de Valencia, explicó a Efe que afrontar el cambio climático es un reto mundial que no se puede conseguir a nivel individual.

En su opinión, es indispensable un acuerdo en el que participen todos los países con economías importantes, no sólo los desarrollados sino también los emergentes.

En cualquier caso, aseguró que estos cambios "difíciles y profundos" que la sociedad mundial necesita acometer para minimizar los riesgos del cambio climático se pueden llevar a cabo si se destinase a ello el 1 ó 2 por ciento del PIB mundial.

En este sentido, resaltó el riesgo de que la situación actual empeore y llamó la atención sobre la necesidad de modificar la manera de usar la energía, que habría que utilizar de una forma más eficiente, construir edificios que necesiten menos consumos energéticos y fabricar automóviles y autobuses menos contaminantes.

Mario Molina dijo que hay muchas ciudades con problemas en la calidad de su aire y señaló que es necesario seguir trabajando en el desarrollo de nuevas tecnologías menos contaminantes.

El científico mexicano señaló además que España "ha hecho muy bien su trabajo" en materia de energías renovables y ha sido pionera a la hora de impulsar la energía eólica y solar.

Molina, cuyos trabajos más recientes han servido para mejorar la calidad del aire en la capital mexicana, recordó que fue con 10 años cuando comenzó a sentir atracción por la ciencia y resaltó que una de las cualidades que necesita un científico es "mucha perseverancia".

"Es importante gozar la ciencia, hacerlo con pasión para lograr metas importantes y conseguir impacto", añadió, por lo que resaltó la importancia de galardones como los Jaime I, ya que permiten "premiar en nuestro caso la ciencia y la protección del medio ambiente en la comunidad de investigadores españoles".

Mario Molina trabaja actualmente en el estudio de los problemas derivados del rápido crecimiento de las ciudades y los problemas de polución que generan.