El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, caía el 1,15 % en la apertura de la sesión y perdía los 6.000 puntos, su nivel más bajo desde finales de abril de 2003.

El selectivo español se dejaba 69,90 puntos y se situaba en 5.995 unidades, afectado por la convicción cada vez más generalizada de que España tendrá que pedir ayuda a Europa para recapitalizar su sector bancario.

El descenso que acumula el índice desde comienzos de año supera ya el 30 %.

Por su parte, la prima de riesgo española, determinada por el sobrecoste que tiene que pagar España por sus bonos a diez años frente a los alemanes, bajaba hoy tres puntos básicos poco antes de la apertura de la Bolsa y arrancaba la jornada en 533.

La caída de la Bolsa se produce después de que el Gobierno español negase este domingo la existencia de "presiones" de Alemania para que pida el rescate del fondo europeo y en el inicio de una semana en la que España tendrá que volver a enfrentarse al mercado con una subasta de deuda.

Otros mercados europeos sufrían también perdidas al comienzo de la sesión, que alcanzaban el 0,66 % en París.

Aunque era Sacyr el valor que más sufría en los primeros compases de la sesión, con un descenso del 3,40 %, los bancos y los grandes valores del mercado situaban el índice por debajo de los 6.000 puntos.

Bankinter perdía el 1,96 %; el Popular, el 1,29 %; Caixabank, el 0,95 %; BBVA, el 0,60 %; Sabadell, el 0,31 %, y Santander, el 0,23 %.

Entre los pesos pesados del mercado destacaba el recorte de Endesa (1,25 %), seguido de Inditex (0,88 %), Telefónica (0,79 %), Iberdrola (0,52 %) y Repsol (0,17 %).

El euro abrió hoy al alza en el mercado de divisas de Fráncfort y se cambiaba a 1,2420 dólares, en tanto que el barril de crudo Brent para entrega en julio cotizaba a 96,85 dólares, 1,58 menos que al cierre de la jornada anterior.