Andrew Madoff está teniendo serias dificultades para encontrar un apartamento en Nueva York, puesto que los propietarios de los inmuebles se niegan a aceptarlo como inquilino en cuanto se enteran de que es el hijo del estafador Bernard Madoff, según publica hoy el diario New York Post.

"Los dueños de los edificios a mi cargo no le alquilarían un piso jamás", aseguró a ese diario uno de los agentes de bienes raíces con los que se dio cita el hijo menor de Madoff para encontrar un nuevo hogar en el que vivir con su prometida, Catherine Hooper, y sus hijos.

Para evitar nombrar el apellido del hombre que protagonizó la mayor estafa piramidal de la historia de Wall Street, la pareja está realizando a nombre de Hooper las citas para ver los apartamentos, que rondan los 20.000 dólares al mes y están situados en el sur de Manhattan, en concreto en los barrios de Tribeca y West Village.

Hooper acude sola a visitar los apartamentos y elude nombrar a su prometido, pero en cuanto los propietarios de las viviendas se enteran de que se trata de Andrew Madoff rechazan inmediatamente tenerlos como inquilinos, puesto que no quieren estar asociados a esa familia, asegura el rotativo.

"Se van a encontrar con muchos rechazos", añadió ese mismo agente de bienes raíces sobre la búsqueda de apartamento del único hijo vivo del estafador, ya que el mayor de sus descendientes, Mark Madoff, se suicidó en diciembre de 2010, justo cuando se cumplían dos años desde que su padre confesara haber perpetrado el fraude.

Mark y Andrew Madoff eran corredores de bolsa en la empresa de servicios financieros de su padre, aunque en una división diferente a la que protagonizó la estafa, y han asegurado en numerosas ocasiones que desconocían el fraude en el que su padre estaba envuelto.

Bernard Madoff cumple una condena de 150 años de cárcel por mantener una estructura financiera piramidal con la que lograba atraer enormes cantidades de dinero con la falsa promesa de invertirlo y obtener elevadas ganancias, lo que ocasionó unos 65.000 millones de dólares en pérdidas a inversionistas de todo el mundo.