El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) anunció el lunes que sostendrá nuevas conversaciones con funcionarios de Irán e instó al país a firmar un acuerdo para reanudar la largamente aplazada investigación a sus instalaciones nucleares, bajo sospechas de que Teherán trabaja de manera secreta en la creación de ojivas.

El director de la agencia nuclear de la ONU, Yukiya Amano, no especificó el enfoque de la reunión, prevista para el viernes, entre funcionarios de su agencia y un alto funcionario iraní, pero en el contexto de sus declaraciones claramente los negociadores de la IAEA presionarían a los funcionarios iraníes para finalmente acordar la reanudación de la investigación de la agencia después de una pausa de más de cuatro años.

Irán niega que busque fabricar armas atómicas e insiste en que sus programas nucleares están enmarcados en el ámbito de los usos pacíficos permitidos por la IAEA, como reactores para la generación de electricidad y estudios médicos.

Sin embargo, los críticos resaltan que la república islámica se rehusa a detener el enriquecimiento de uranio, que se puede transformar de combustible nuclear a un núcleo fisible para ojivas, a pesar de las ofertas de combustible para el reactor del extranjero y las cada vez más fuertes sanciones internacionales.

Teherán también ha puesto trabas reiteradamente a las peticiones del AIEA para la reanudación de su investigación, mientras ha desestimado información de inteligencia que habla de armas secretas y que ha sido citada por la agencia. Teherán sostiene que esas versiones son invenciones de Estados Unidos y sus aliados y ha declarado cerrado el asunto.

De acuerdo con la AIEA y otros organismos internacionales que buscan presionar a la república islámica, Irán representaría una amenaza grave para los países vecinos si llega a poseer armas nucleares.

Estados Unidos e Israel han externado su disposición de atacar a Irán de forma preventiva si la diplomacia y las sanciones no logran frenar el supuesto programa bélico. Ambos países sospechan que Irán intenta construir armas nucleares e Israel considera que sería un objetivo militar prioritario.

Amano habló el lunes en la junta directiva de la AIEA, de 35 naciones.

"Irán no está ofreciendo la cooperación necesaria para realizar la investigación de la agencia a fin de tener una seguridad creíble respecto a la ausencia de material nuclear sin declarar en Irán, y por ende para concluir que todo el material nuclear en Irán es para actividades pacíficas", dijo.