El humor y el terror son fórmulas cinematográficas que permiten llevar a la gran pantalla la crítica social, dijo hoy el realizador cubano Alejandro Brugués, quien esta noche exhibe su filme "Juan de los Muertos" en el festival brasileño Cine Ceará.

"El humor y el terror son dos géneros que sirven para hacer crítica social", dijo a Efe Brugués en la ciudad nororiental de Fortaleza, donde estos días tiene lugar a vigésima segunda edición del festival iberoamericano.

El cineasta, de 35 años, destacó que es un "deber" para un artista abordar asuntos sociales "aunque sea a través de un zombi", en referencia a la temática de su filme, que usa una invasión de muertos vivientes para radiografiar 50 años de revolución cubana y criticar la situación social de la isla buscando la carcajada del espectador.

Brugués defendió la comedia como un género "muy difícil" con el que disfruta plenamente "porque reirse es lindo, no hay nada más divertido que ir al cine y pasar un buen rato".

La cinta, que se estrenó en el Festival de Cine de Toronto (Canadá) y ha cosechado un buen número de premios internacionales, es una coproducción independiente cubano-española rodada con un equipo mixto.

El cineasta considera que el final de la película plantea "un momento de seriedad, se convierte en otra cosa" por lo que todo el relato queda contextualizado y tiene "un valor añadido".

En su opinión, el cine cubano ha tenido como representantes tradicionales filmes que presentaban alguna burla, "pero no una critica aguda" y que permitían incluso "intercambiar al director" sin percibirlo, pero advierte de que esa situación está cambiando.

"Ahora sí hay variedad de películas", dijo Brugués, quien advirtió que su generación está "menos interesada en hacer comedia".

Mientras, el español Gervasio Iglesias, productor de la cinta, calificó de "impensable" en un principio el número de galardones obtenidos por la película y dijo que trasciende al género "porque habla de otras muchas cosas".

"Es muy crítica, pero en clave de humor", precisó a Efe Iglesias, quien aseguró que durante la presentación del filme en el festival de cine de La Habana vio todos los pases porque "era un espectáculo" ver como el público aplaudía y se reía.

En su opinión, el humor es un canal muy apropiado porque el mensaje llega mejor y además está alejado de la pedantería.

"Es un humor crítico que nace de la observación", dijo, y destacó que las sociedades firmes son aquellas con capacidad para reirse de sus propios defectos.

Para Iglesias, en España hay algunos asuntos de los que su sociedad todavía no ha aprendido a reirse, entre los que citó los nacionalismos, "empezando por el principal, el nacionalismo español".

"Sabiendo reírte te quitas los fantasmas, si te quitas los fantasmas, te quitas el miedo y eres mucho más libre", razonó.

El festival Cine Ceará, que arrancó el pasado día 1 con la película chilena "Violeta se fue a los cielos", ofrece un ciclo dedicado a las luchas sociales en América Latina, homenajes a figuras del cine brasileño y conferencias.