El abogado José Graterol, defensor de la magistrada venezolana María Lourdes Afiuni en el proceso que se le sigue por haber puesto en libertad de forma supuestamente irregular a un empresario, fue detenido por otro caso, anunció hoy la también abogada de la jueza Thelma Fernández.

Fernández indicó a Efe que Graterol fue detenido en Vargas, estado limítrofe con el Distrito Capital, tras ser acusado por una jueza de obstrucción a la Justicia por no querer continuar un juicio sin la presencia del imputado en la sala.

La jueza "a mi me sacó de la defensa de manera arbitraria (...) y a José Amalio Graterol ella pretendía que él fuera cómplice en la continuidad de un juicio sin la presencia del imputado. El imputado se negaba a entrar porque la jueza ha mostrado una evidente parcialidad en este caso", indicó.

Graterol "señaló que, si el imputado no estaba en la sala, él no podía continuar el juicio porque en Venezuela no funciona el juicio en ausencia", añadió Fernández.

La letrada señaló que a continuación "la jueza tomó eso como una obstrucción a la Justicia, llamó a la Guardia Nacional (policía militarizada), una gran cantidad de alguaciles, y ordenó la detención de Jose Amalio Graterol".

"Sabemos que no es más que una retaliación (venganza) por ser el abogado de la jueza María Lourdes Afiuni y por el programa que salió anoche en Globovisión", indicó en alusión a una entrevista concedida por Graterol a ese canal privado en el que criticó al sistema judicial.

Fernández, quien señaló que ella misma fue empujada y tirada al suelo por un alguacil, afirmó que se trata de una situación "bien grave" porque se está "criminalizando también a los abogados que defienden a los presos políticos".

La abogada explicó que Graterol debe ser ahora puesto a disposición de la Fiscalía y esta determinará si se establece alguna medida cautelar.

Afiuni fue detenida en diciembre de 2009 por haber presuntamente facilitado la huida del empresario Eligio Cedeño -procesado por efectuar operaciones cambiarias ilegales-, y se encuentra desde febrero de 2010 en régimen de reclusión domiciliaria, con prohibición de hacer declaraciones a la prensa.

En diciembre de 2009, durante un mensaje televisado, Chávez dijo que la liberación de Cedeño fue planificada entre los abogados del empresario, la jueza, secretarias y alguaciles del tribunal con una citación a una audiencia sin la presencia del fiscal y pidió la "máxima pena" para Afiuni.

Organismos internacionales de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional (AI), han solicitado a las autoridades venezolanas la liberación de Afiuni alegando que en este caso hay una "indebida interferencia política" por parte del Ejecutivo.