Un tribunal de Kazakjstán dictó el lunes penas de prisión a más de una docena de personas por participar en manifestaciones de protesta en un pueblo petrolero el año pasado en la nación de Asia central.

Doce personas fueron condenadas a penas de tres a siete años de prisión por su participación en desórdenes, en los cuales por lo menos 14 personas murieron.

Otras 16 personas procesadas recibieron penas de prisión condicional, cinco fueron amnistiados y tres fueron absueltos.

Los desórdenes tuvieron lugar en Zhanaozen en diciembre después de que los trabajadores ocuparon una plaza durante siete meses en demanda de mejoras salariales. Un enfrentamiento con la policía desencadenó los disturbios.

Cinco policías fueron encarcelados el año pasado después de determinarse que excedieron su autoridad al usar municiones contra los manifestantes.