El presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó hoy a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a los medios de comunicación "manipuladores", a las ONGs de los países desarrollados y a quienes "satanizan" a los Estados y la política pública.

En un discurso de una hora ante la 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la ciudad boliviana de Cochabamba, Correa dijo que instituciones como ese organismo regional y la CIDH deben "revolucionarse o desaparecer" para adecuarse a los cambios políticos en la región.

Según el mandatario, los "procesos revolucionarios de Latinoamérica" están "cambiando la relación de poderes en función de las mayorías", para acabar con Estados que calificó de burgueses, aparentes e incluso "de plastilina".