Cientos de colonos judíos iniciaron hoy una marcha de protesta desde el asentamiento israelí de Ulpana, en el territorio palestino ocupado de Cisjordania, hasta el Parlamento israelí en protesta por la próxima evacuación de esa colonia, ordenada por el Tribunal Supremo.

"Cientos de personas están participado en la marcha, que es pacífica y consta de tres partes: una que partió de Ulpana, otra que salió de Givat Asaf y la otra de Migrón, los tres barrios que corren riesgo de ser destruidos", declaró a Efe Miri Ovadia, una portavoz del movimiento colono en Cisjordania.

La protesta, añadió, tiene como objetivo "ganar el apoyo de la gente para que se encuentre una buena solución al problema y mostrar la fortaleza de nuestro compromiso para quedarnos aquí y mantener la presencia judía en esos barrios".

La marcha se prolongará durante los próximos dos días y acabará ante el Parlamento, a quien la derecha nacionalista y el movimiento colono exige la aprobación de una ley para legalizar retrospectivamente los asentamientos que incluso Israel considera ilegales (para la legislación internacional todos lo son).

Tras su llegada a Jerusalén se celebrará una manifestación frente a la Cámara y se espera que los manifestantes se unan luego al grupo que pide lo mismo con una huelga de hambre y ha establecido una tienda de campaña a las afueras del Tribunal Superior de Justicia.

"Somos gente, no marionetas", declaró un residente de Ulpana que participa en la marcha al diario israelí Yediot Aharonot, que informa en su versión digital de que la mayoría de los participantes son chicas adolescentes.

Tras hacer lo posible por resistirse en los últimos años, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha decidido finalmente cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a evacuar cinco inmuebles permanentes y varios temporales levantados ilegalmente en Ulpana, en el distrito cisjordano de Ramala, sobre tierras robadas a particulares palestinos.

El Gobierno ha ofrecido trasladar a los colonos a una tierra aledaña, también palestina, expropiada hace años para establecer una zona militar.

Netanyahu pedirá a los diputados de su partido, el derechista Likud, que se opongan a la ley, que se someterá a votación el miércoles y pretende legalizar retroactivamente las colonias pagando una compensación a los propietarios de la tierra o si estos no la han reclamado durante cuatro años.

La decisión de evacuar las viviendas ha levantado en armas al ala más nacionalista del Gobierno israelí, que ha pedido la destitución del ministro de Defensa, Ehud Barak, y del viceprimer ministro Shaul Mofaz por "causar daño a la colonización" judía de los territorios palestinos.