Al menos 11 personas murieron hoy y otras 45 resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado con un coche bomba en el centro de Bagdad, informaron a Efe fuentes policiales.

Las fuentes explicaron que el suicida tenía como objetivo atentar contra un edificio gubernamental desde el que se dirigen los templos chiíes en la zona de Bab al Muazam, en la capital.

La explosión causó, además, cuantiosos daños materiales en edificios y vehículos que estaban aparcados en el lugar del suceso, afirmaron las fuentes, que no descartaron que la cifra de víctimas aumente.

Tras el atentado, las fuerzas de seguridad cerraron los accesos al lugar de la explosión para evitar nuevos ataques.

Irak vive actualmente un repunte de la violencia que ha vuelto a poner en entredicho la seguridad en el país, escenario de distintas cadenas de atentados dirigidas principalmente contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad, e intensificadas desde la salida de las tropas estadounidenses el pasado 18 de diciembre.