Venezuela en el debate preliminar de la Asamblea General de la OEA calificó el domingo de dictadura mediática el papel de algunos medios de comunicación y acusó a organizaciones civiles de actuar de punta de lanza para desestabilizar a gobiernos izquierdistas de la región.

"Ciertas organizaciones hablan de intentos de debilitar el rol de la sociedad civil, pero nos preocupa los intentos de debilitar a los estados democráticos para dar paso a nuevos diseños", dijo el embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Roy Chaderton, durante un encuentro entre jefes de delegaciones con representantes de unas 400 organizaciones de la sociedad civil y actores sociales del continente.

El encuentro abordó la seguridad alimentaria, tema central de la asamblea de cancilleres que deliberará el lunes y martes en esta ciudad del centro de Bolivia, pero Chaderton habló de "expresiones de intolerancia" hacia las "democracias disidentes a las que gobiernos e instituciones civiles preferirían sustituir".

Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba son socios principales de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). El gobierno venezolano advirtió con abandonar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, mientras que el presidente ecuatoriano Rafael Correa ha dicho que participará en los debates de la OEA invitado por su colega boliviano Evo Morales "para poner en su sitio a cierta burocracia internacional que se cree por encima de nuestros derechos".

Correa y Morales serán las únicos mandatarios que participarán en la asamblea. El mandatario boliviano abrirá la 42da Asamblea de la OEA el domingo en la noche.

El ecuatoriano promueve reformas a la CIDH a la que acusó de actuar bajo presión para satisfacer intereses de Estados Unidos. Mientras que representantes de organizaciones no gubernamentales aseguran que esos intentos buscan debilitar el sistema interamericano de derechos humanos.

Garantizar la seguridad alimentaria pasa por mejorar la producción, reducir precios y respetar el medio ambiente han coincidido los delegados gubernamentales y representantes sociales pero difieren sobre el camino a seguir. Los empresarios son partidarios de incrementar el cultivo de alimentos transgénicos ante el crecimiento poblacional, mientras que organizaciones sociales y países como Bolivia son contrarios a esas prácticas por razones ecológicas.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza dijo que América Latina es el mayor exportador de alimentos pero 31, 4% de su población vive bajo la línea de pobreza sin poner satisfacer sus necesidades alimenticias básicas.