El conflicto interno que vive el principal partido opositor dominicano (PRD, socialdemócrata) tras las elecciones presidenciales del 20 de mayo pasado se profundizó hoy después de que un sector de la formación revocara la suspensión del presidente de la organización, Miguel Vargas.

Vargas es acusado por un sector de la organización de haberse mantenido al margen de la campaña electoral del excandidato presidencial de esa organización en las pasadas elecciones, Hipólito Mejía, quien fue derrotado por Danilo Medina, del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Por ello, una fracción del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) convocó el viernes una reunión de la Comisión Política de la organización y decidió la suspensión de Vargas y de tres dirigentes del partido, así como la expulsión de otros seis, todos ellos cercanos al suspendido presidente.

La reunión, encabezada por Mejía, quien gobernó el país entre 2000 y 2004, designó al exsenador Andrés Bautista como presidente del partido en lugar de Vargas y convocó para el siete de junio próximo al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), el máximo organismo ejecutivo del PRD, para que ratifique las medidas adoptadas.

Sin embargo, la fracción de Vargas se adelantó y hoy reunió el CEN, en el que se declaró nula la reunión del viernes y, en cambio, se aprobó someter ante la Comisión Nacional de Control del PRD a Mejía a quien acusa de realizar "actividades facciosas y propiciar una convocatoria irregular, ilegal, fraudulenta y antiestatutaria de algunos miembros de la Comisión Política".

Asimismo, destituyó al presidente en funciones Andrés Bautista, "por usurpar las funciones del presidente titular, en abierta violación a los Estatutos Generales de esa organización".

También sometió ante la Comisión Nacional de Control al secretario general, Orlando Jorge Mera, y a la secretaria de organización, Geanilda Vásquez, "por insubordinación a las autoridades debidamente calificadas", en violación a los estatutos de la organización política, según un comunicado del partido.

El CEN aprobó, además, adoptar "una línea política de oposición firme, responsable, racional y constructiva al Gobierno" del PLD.

Las diferencias entre Vargas y Mejía se remontan al año pasado, cuando ambos se enfrentaron a lo interno del PRD por la candidatura presidencial, que logró el segundo en medio de denuncias de fraude del primero.

Aunque finalmente Vargas proclamó a Mejía como candidato presidencial para las elecciones del pasado día 20, es criticado por sectores de su partido por mantenerse al margen de la campaña electoral, como también lo son algunos de sus seguidores por apoyar al aspirante del oficialista PLD.

Tras perder los comicios del pasado 20 de mayo, Mejía se proclamó "líder de la oposición", lo que se interpretó como una alusión directa a Vargas, quien nunca se integró a la campaña del candidato de su propio partido.

Varios analistas advierten de una división en el PRD como la que ocurrió entre 2003 y 2004 tras la decisión de Mejía de optar por la reelección a pesar del rechazo de gran parte de sus compañeros de partido, tradicionalmente opuestos a la reelección.

Finalmente, Mejía fue derrotado por el ahora mandatario Leonel Fernández, quien le había antecedido en el poder.