Las cuadrillas de emergencia de Nigeria utilizaban el lunes perros entrenados y grúas para buscar más cadáveres en el vecindario densamente poblado donde cayó un avión de fabricación estadounidense, matando sus 153 ocupantes. Los funcionarios de rescate dijeron que temen que muchas personas más hayan muerto en tierra.

Un reporte de la Cruz Roja de Nigeria dijo que hasta el lunes se habían recuperados 48 cuerpos, pero que había más por ser sacados de entre los escombros.

Los pilotos reportaron problemas con un motor justo antes del accidente. Hace dos años, el mismo Boeing MD-83 había perdido poder en un motor debido a que chocó con pájaros, según una base de datos de aviación.

Los pilotos del avión transmitieron por radio a la torre de control de Lagos, poco antes del desastre, que había problemas con un motor, dijo un funcionario militar que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones a la prensa.

El avión de la aerolínea Dana Air se estrelló el domingo en una zona de edificios de negocios y hacinados edificios de apartamentos cerca del aeropuerto internacional Murtala Muhammed, el peor desastre aéreo de Nigeria en casi dos décadas.

"El temor es que en vista de que ha sucedido en un área residencial, podría haber mucha más gente muerta", señaló Yushau Shuaib, vocero de Agencia Nacional de Manejo de Emergencias.

La causa del accidente aún no conocía el lunes, mientras que los bomberos y la Policía trataban de sofocar las cenizas ardientes alrededor de los restos de la aeronave.

Trabajadores de rescate buscaban la caja negra del avión, donde se guarda la información del vuelo, dijo Harold Demuren, director general de la Autoridad de la Aviación Civil de Nigeria.

Las autoridades no podían controlar a los miles de vecinos que se congregaron alrededor del sitio del accidente, mientras que algunos lograron deslizarse hasta las alas destruidas del avión y se paraban en el aún humeante tren de aterrizaje.

Demuren agregó que el número de registro nigeriano del avión era 5NRAM. Las bases de datos de aviación muestran que el avión fue exportado a Nigeria a principios de 2009.

Fue entregado nuevo en 1990 con el registro estadounidense N944AS a Alaska Airlines y sufrió dos accidentes menores mientras fue propiedad de dicha aerolínea, de acuerdo con la Administración Federal de Aviación y la Red de Seguridad de Aviación.

El 2 de noviembre de 2002, el avión hizo un cambio de ruta de emergencia debido a humo y olor eléctrico en la cabina, y el 20 de agosto de 2006 el avión fue evacuado luego de aterrizar en Long Beach, California, debido a humo en la cabina de pasajeros.

Bobbie Egan, vocera de Alaska Airlines, dijo que no tenía información de que la aeronave hubiera sido usada por la aerolínea y refirió las llamadas a la oficina de comunicaciones corporativas de la empresa, donde no contestaron de inmediato.

El 19 de abril de 2010, la aeronave hizo un aterrizaje de emergencia en Lagos debido a que un motor tuvo problemas luego de chocar con pájaros después del despegue, según la Red de Seguridad de Aviación.

Demuren confirmó que todas las personas que iban a bordo murieron en el accidente del vuelo de Abuya a Lagos, en el suroeste del país. El gobierno estatal de Lagos dijo en un comunicado que 153 personas iban en el vuelo. El avión se estrelló en un barrio densamente poblado de las cercanías del aeropuerto.

Shuaib dijo que estaban tratando de obtener un manifiesto oficial del vuelo. Algunos vuelos en Nigeria emiten boletos en papel y no registran a todos los pasajeros por computadora.

El presidente Goodluck Jonathan declaró tres días de luto nacional por esta tragedia en el país más poblado de Africa, de 160 millones de habitantes.

De acuerdo con un comunicado de la oficina del gobernante, Jonathan "ora por que Dios todopoderoso conceda a las familias de las víctimas del percance el valor y la fortaleza para que soporten sus pérdidas irreparables".

Al parecer, el avión no se desplomó sobre un edificio, aunque se cree que aterrizó sobre su panza. Primero chocó contra una fábrica de muebles y luego contra edificios habitacionales que estaban cerca del taller en este vecindario.

La nariz del avión estaba incrustada en un edificio de tres pisos y dañó sólo una parte de la estructura. Había fuego por todas partes mientras miles de personas miraban. Un grupo de hombres se paró sobre el tren de aterrizaje y tomaron fotografías con sus teléfonos celulares.

Praise Richard, un testigo, dijo que estaba viendo una película cuando escuchó una fuerte detonación que sonó como una bomba. Salió corriendo a la calle y vio mucho humo y llamas saliendo del sitio del accidente alrededor de las 3:45 pm.

En el lugar del accidente, un reportero de The Associated Press vio partes de letreros de los asientos del avión desperdigados. Los bomberos trataron de extinguir las llamas de un motor y sacaron al menos un cadáver del edificio.

Vehículos antiincendios, de los pocos destacados en el estado de Lagos, de 17,5 millones de habitantes, no pudieron transportar suficiente agua. Las autoridades dispusieron el traslado de camiones con agua desde sitios de construcción cercanos, pero se atascaron en su desplazamiento debido a lo angosto y concurrido de los caminos, sin que pudieran llegar al lugar del percance.

___

Los periodistas de The Associated Press Yinka Ibukun y Lekan Oyekanmi, en Lagos; Bashir Adigun en Abuya, Nigeria, y Carley Petesch en Johanesburgo colaboraron para este despacho.