Un atacante suicida condujo el domingo un automóvil cargado con explosivos hasta el exterior de una iglesia del norte de Nigeria y los detonó cuando los fieles salían de un servicio matutino, matando al menos a 15 personas e hiriendo a decenas más, dijeron funcionarios y testigos.

El suicida atacó a la Iglesia de la Fe Viva, en un barrio cercano al aeropuerto de Bauchi, la capital del estado del mismo nombre.

El momento de la explosión causó más bajas porque afectó a muchas personas fuera del recinto, sin ningún tipo de cobertura que las protegiera del estallido, dijeron testigos.

Al menos 15 personas murieron por el estallido, sin incluir al atacante, informó la Cruz Roja Nigeriana, y que al menos otras 30 sufrieron heridas.

El comisionado policial estatal, Mohamed Ladan, dijo que guardias de seguridad apostados cerca de la iglesia detuvieron el avance del auto antes de que pudiese acercarse todavía más a los fieles.

La explosión destruyó parte de la iglesia y algunas de sus paredes cayeron sobre los fieles en el interior. Otros sufrieron quemaduras por el estallido.

Policías y soldados rodearon el templo inmediatamente después, bloqueando el paso inmediato de los trabajadores de emergencia al interior para que recogieran los cadáveres. Un reportero de The Associated Press dijo que vio a los heridos recibiendo atención médica en un hospital local.

Nadie ha reivindicado el ataque, pero el estallido se produjo mientras el país enfrenta una creciente ola de violencia lanzada por la secta islamista Boko Haram, que significa "la educación occidental es sacrilegio" en el idioma hausa del norte musulmán del país. La secta ha sido acusada de asesinar a más de 530 personas este año, de acuerdo con un conteo de la AP. Los objetivos de la secta han incluido iglesias, muchas veces atacadas por suicidas.

Boko Haram, que se comunica por conferencias telefónicas con los periodistas, no había opinado al respecto del domingo. La secta ha estado prácticamente tranquila desde un ataque suicida contra el diario local ThisDay el 26 de abril donde murieron al menos siete personas.

Nigeria, una nación de más de 160 millones de personas, está dividida entre el norte musulmán y el sur cristiano.

___

Gambrell reportó desde Lagos, Nigeria.

___

Jon Gambrell está en Twitter como http://twitter.com/jongambrellap