El partido del primer ministro Hun Sen era el favorito para ganar las elecciones locales del domingo en Camboya, en unos comicios que monitores dicen están plagados de irregularidades.

Los comicios locales son considerados un indicio de la opinión pública con vistas a las elecciones generales del 2013.

El Partido del Pueblo Camboyano ha gobernado el país por casi tres decenios. Tiene fuerte apoyo en las zonas rurales y ganó abrumadoramente los comicios locales del 2002 y el 2007.

Diez partidos políticos competían por escaños, pero ninguno tiene los recursos para darle pelea al partido de Hun Sen, dijo Koul Panha, director ejecutivo del grupo monitor de elecciones Comfrel.

"El partido de gobierno ha empleado propiedad estatal y servidores públicos para ayudar en la campaña por sus propios intereses", dijo, y añadió que ha habido además numerosos reportes de compra de votos e intimidaciones.

El rey Norodom Sihamoni emitió una declaración antes de las elecciones llamando a los votantes a no ceder a intimidaciones.

"Llamo públicamente a mis compatriotas, hermanos y hermanas, hijos, sobrinos y sobrinas, a no temer opresión, intimidación ni amenazas de ningún individuo ni partido político", dijo el monarca constitucional en una declaración emitida en marzo.

Los 9,2 millones de electores tienen derecho a votar por concejos administrativos de 1.633 comunidades y distritos suburbanos conocidos como sangkats.