Boca Juniors y Racing Club se clasificaron hoy para la final de la Copa Argentina, cita que no cumplirá River Plate.

Boca Juniors dejó en el camino al Deportivo Merlo, de la segunda división, al empatar 1-1 en el tiempo reglamentario e imponerse por 4-3 en una tanda de penaltis.

Como en cuatro de sus cinco presentaciones en esta Copa Argentina, el equipo 'xeneize' superó a su rival en los penaltis.

Juan Román Riquelme había puesto en ventaja a Boca Juniors, pero Alejandro Friedrich, sobre el final del partido, puso el empate y forzó la definición.

En esta instancia el guardameta uruguayo Sebastián Sosa volvió a ser el héroe de la tarde en la ciudad de Catamarca y posibilitó la clasificación de Boca a la final.

Con este triunfo, el campeón argentino sigue su camino en pos de la 'triple corona' con la mencionada final en la Copa Argentina, por disputar la semifinal de la Copa Libertadores ante la Universidad de Chile y en primer lugar en el torneo Clausura.

Racing Club fue el verdugo del River Plate, también por la vía extrema de los penaltis.

El encuentro no pudo torcer el cero durante los noventa minutos y en la definición Sebastián Saja contuvo el penal decisivo para permitir que la 'Academia' lograra el pasaporte a la final.

Tras esta derrota, River Plate ahora deberá concentrar sus energías en el torneo del ascenso argentino, para lograr su regreso a la elite del fútbol argentino.

La final de la Copa Argentina, un torneo que no se disputaba desde 1970, se realizará en San Juan con fecha a confirmar y sujeta al devenir de Boca Juniors en la Copa Libertadores.