Los mercados financieros internacionales fueron golpeados el lunes ante la huida de inversionistas por las señales de que la recuperación económica en Estados Unidos se podría estar revirtiendo.

Un débil informe sobre el empleo en Estados Unidos puso nerviosos a los inversionistas e intensificó los temores de una recesión global en ciernes. El deprimente informe llegó acompañado de otros datos que mostraban débiles condiciones económicas también en Europa y Asia. El desempleo en los 17 países que utilizan el euro se mantuvo en un récord de 11% en abril.

Y había señales de que el crecimiento en China, que ayudó a sostener la economía mundial durante la recesión de 2008-2009, se está reduciendo de manera significativa. El sector manufacturero de China se debilitó en mayo, según estudios difundidos el viernes.

El índice alemán DAX perdía el lunes un 1,4%, a 5.963,41 puntos, y el índice francés CAC-40 retrocedía un 0,3%, a 2.940,33. Los mercados en Gran Bretaña estaban cerrados por un feriado público.

Wall Street parecía encaminarse a una apertura a la baja, con los futuros del Dow Jones industrial cayendo 0,6% a 12.032, mientras que el S&P 500 perdía un 0,5%, a 1.268,40.

Antes, los mercados sintieron el acecho en Asia. En Japón, el índice Nikkei 224 cayó 1,7% el lunes para cerrar a 8.295,63 puntos, su cierre más bajo desde el 28 de noviembre de 2011. El Hang Seng de Hong Kong descendió 2% a 18.185,59 y el surcoreano Kospi retrocedió 2,8% a 1.783,13 unidades.

En mayo se crearon 69.000 empleos en Estados Unidos, la menor cifra en un año, mientras el desempleo subió a 8,2% desde 8,1% en abril. Los economistas esperaban la creación de 158.000 puestos de trabajo.

El viernes, el reporte de contrataciones y desempleo de mayo en Estados Unidos hizo caer los índices a su peor nivel en lo que va del año. El índice industrial Dow Jones bajó 275 puntos, su mayor descenso desde noviembre.

___

Pamela Sampson está en Twitter como: http://twitter.com/pamelasampson