El pintor español Antonio López ha comenzado a retratar su visión de Sevilla a través de una serie de obras que ha iniciado con un lienzo de la vista del arrabal de Triana, los colores del río Guadalquivir y el margen de la Maestranza, lugares emblemáticos de la capital de Andalucía.

Se trata de un lienzo de 1,30 metros de alto por 1,20 metros de ancho, relacionado con el retrato del rey Juan Carlos que le encargó la Real Maestranza de Caballería, y para el que tiene que utilizar de fondo un paisaje de la ciudad, informaron fuentes municipales.

La obra será autónoma pero preparativa para el proceso creativo del cuadro que le ha sido encargado por la Maestranza, propietaria de la Plaza de Toros a la que da nombre.

El pintor, Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1985) y Velázquez (2006), ha aprovechado su estancia en la capital andaluza, donde dirige un taller de jóvenes creadores, para comenzar su trabajo después de la petición del alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, que buscó varios enclaves característicos para que quedaran reflejados.

La obra permitirá a Sevilla ser una las pocas ciudades españolas que estarán presentes en los cuadros de Antonio López, que centra su trabajo en Madrid, y combinará una explosión de colores, tierras y el protagonismo del cielo en el lugar donde nació su gran referente, Diego Velázquez.