El australiano Casey Stoner y los españoles Marc Márquez y Maverick Viñales, segundos clasificados en el Mundial de MotoGP, Moto2 y Moto3, respectivamente, son los favoritos mañana a la victoria en Montmeló, donde se vive con expectación la posibilidad de que vuelva a disputarse una carrera con lluvia.

A pesar de que las termómetros han registrado en los dos últimos días temperaturas superiores a los 30 grados y más de 50 grados en el asfalto, las predicciones meteorológicas apuntan la posibilidad de que mañana Montmeló viva una jornada pasada por agua, algo que trastocaría los planes de trabajo de todos.

Y en el recuerdo está el desarrollo de la última prueba del Mundial disputada bajo la lluvia en Le Mans, donde se disputaron carreras por eliminación con las victorias de Jorge Lorenzo, Thomas Luthi y Louis Rossi.

En MotoGP, el australiano Casey Stoner saldrá primero. El piloto de Honda ha salido victorioso en un duelo en el que le han perseguido las Yamaha de Jorge Lorenzo, Cal Crutchlow y Ben Spies.

Stoner ha dominado la sesión oficial en unos entrenamientos que tuvieron muchas alternativas y que llegó a ser liderada por el italiano Andrea Dovizioso, por Cal Crutchlow, por Dani Pedrosa y por Lorenzo.

Al final Stoner saldrá primero tras firmar 1:41.295, 146 milésimas menos que Lorenzo y 254 que Crutchlow. Pedrosa ha conseguido el quinto mejor tiempo, Álvaro Bautista, el décimo, Héctor Barberá, el undécimo, Aleix Espargaró, el decimoquinto e Iván Silva saldrá último.

En la clasificación del Mundial, Lorenzo tiene ocho puntos de ventaja sobre Stoner, mientras que Pedrosa -tercero a 17 puntos de Stoner y 25 del mallorquín- tendría que empezar a reaccionar para mantener sus opciones cuando sólo se han disputado cuatro carreras.

En Moto2, Marc Márquez (Suter) parece andar sobrado. Las tres primeras sesiones de entrenamientos libres las ha dedicado a realizar diferentes probaturas que no le han dado los resultados esperados, porque en ninguno de los tres libres estuvo entre los diez primeros.

A la hora de la verdad, todo fue diferente para el piloto de Cervera (Lérida), quien firmó un tiempo de 1:46.187, 195 milésimas menos que otro español, Pol Espargaró, el líder del Mundial, y 243 menos que el suizo Thomas Luthi, tercero en la general.

Detrás de ellos saldrá el italiano Andrea Iannone (SpeedUp), a quien se le da bien el trazado de Montmeló, por delante de su compatriota Simone Corsi (FTR).

Los españoles Toni Elías (Suter) y Esteve Rabat (Kalex) han calcado el mismo tiempo y saldrán octavo y noveno, mientras que Jordi Torres, invitado para esta carrera, ha llevado su Tech3 hasta la undécima posición.

En la tanda oficial se produjo una espectacular acción entre el piloto español Ricard Cardús y el japonés Takaaki Nakagami. Cardús perdió el control de su AJR, tras ser adelantado por el nipón, y se agarró durante unos metros de la Kalex del piloto del Italtrans Racing Team. Un acción que se saldó sin consecuencias.

Si en Moto2, Márquez demostró su superioridad, en Moto3, el español Maverick Viñales (FTR Honda) también se mostró un escalón por encima del resto.

El piloto de Rosas (Gerona) firmó el mejor tiempo (1:52.160) por delante del malayo Zulfahmi Khairuddin (KTM) y del francés Louis Rossi (FTR Honda).

Viñales, que en los últimos libres ya había sido el mejor, obtuvo una diferencia de 268 milésimas sobre el malayo. Cuarto saldrá el alemán Sandro Cortese (KTM), líder de la general de la categoría.

El portugués Manuel Oliveira, que sufrió una caída sin consecuencias en las que se vieron involucrados Alan Techer y Brad Binder, ha firmado el quinto mejor tiempo.

Otro español, Luis Salom, tercero en la clasificación general del Mundial, ha firmado la sexta posición y Efrén Vázquez, la octava. Desde Viñales (1:52.160) a Vázquez (1:52.951) todos están en el mismo segundo.

En cualquier caso, las configuraciones de las máquinas estarán a expensas del tiempo y, si llueve como apuntan prácticamente todas las predicciones (más de 60 por ciento de posibilidades de lluvia la más favorable), las carreras de mañana, domingo, se convertirán en pruebas de eliminación, como ya ocurrió en Le Mans.