El presidente del gobierno espaañol, Mariano Rajoy, dijo el sábado que está resuelto a seguir aplicando medidas de austeridad por el tiempo que sea necesario.

Rajoy reconoció que España está en problemas, pero aseguró que el país "no se hundirá".

Con una tasa de desempleo de 24,4%, el gobierno ha recortado los gastos y aumentado impuestos para superar una crisis financiera que muchos temen arrastrará al resto de la eurozona.

Rajoy dijo que su gobierno tiene la voluntad de persistir en esta política por el tiempo que sea necesario.

El sector bancario está agobiado por malas inversiones hipotecarias y el gobierno necesita 19.000 millones de euros (23.400 millones de dólares) para rescatar a un solo banco, Bankia S.A.