Perú y Chile escogieron a la organización no gubernamental noruega Norwegian People's Aid para retirar y destruir las minas antipersonales y antitanque sepultadas en un área fronteriza.

La cancillería peruana informó el sábado en un comunicado enviado a The Associated Press que tras reuniones exploratorias en Oslo ambos gobiernos escogieron a Norwegian People's Aid que "llevará a cabo las labores que incluirán el retiro y destrucción de las minas, y la posterior remoción de los elementos que identifiquen la zona de peligro".

Norwegian People's Aid trabaja en acciones de desminado y actualmente realiza estas labores en 18 países entre ellos Irak, Serbia, Vietnam, Congo, según información mencionada en su sitio de internet.

Chile pagará el trabajo de la entidad noruega que "iniciará su labor a la brevedad posible de acuerdo con las condiciones generales de contratación y especificaciones técnicas que se determinen con la misma".

El 20 de febrero, por efecto de las lluvias, una 150 minas ubicadas en territorio chileno se deslizaron hasta territorio peruano aledaño al hito 1 de la frontera bilateral.

En abril, los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Perú, Ollanta Humala, acordaron durante un encuentro en Colombia el retiro de las minas.

Humala dijo el viernes "estamos resolviendo algunos temas bilaterales, esperamos que se resuelvan antes del viaje" que podría realizar a Chile para el 6 de junio donde se desarrollará la IV Cumbre de la Alianza del Pacífico integrada por Chile, Colombia, México y Perú que busca vinculaciones comerciales con la región del Asia-Pacífico.

La dictadura del general chileno Augusto Pinochet (1973-1990) instaló miles de minas en la frontera cuando las relaciones con Lima pasaban por un mal momento.

Según la Comisión Nacional de Desminado, en sectores aledaños al puerto de Arica, fronterizo con la región peruana de Tacna, en la década del 70 se enterraron 113.121 minas, de las que se han removido o destruido sólo 10.212.

En cumplimiento de la Convención de Ottawa sobre desminado, Chile ha removido unas 50.000 minas durante la última década, pero como no alcanzó a retirar la totalidad de los explosivos enterrados en la frontera con Argentina, Bolivia y Perú, unos 180.000, pidió una extensión del plazo, que venció en marzo de este año, hasta el 2020, que fue acogido.