Los presidentes Evo Morales, de Bolivia, y Rafael Correa, de Ecuador, se perfilan como los protagonistas de la Asamblea General de cancilleres de la OEA que analizará en esta ciudad la seguridad alimentaria, reformas al organismo y temas como el caso de Cuba, las Malvinas y la demanda marítima boliviana.

Los cancilleres celebrarán el lunes y martes próximos la 42da asamblea de la Organización de Estados Americanos, OEA, a la cual el mandatario boliviano, como anfitrión, invitó a participar al presidente ecuatoriano.

En Quito, Correa confirmó el sábado en su programa de radio y televisión Diálogo con el Presidente, que viajará el domingo a Cochabamba.

"Decidimos participar en la Asamblea de la OEA para poner en su sitio a cierta burocracia internacional que se cree por encima de nuestros estados", dijo Correa.

"No entienden que en nuestra América se está viviendo un cambio de época, que nuestro pueblo no permitirá lo que ya vivimos con el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial", agregó.

Correa impulsa reformas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la que acusó de actuar bajo presión para satisfacer intereses de Estados Unidos. Mientras Morales ha subrayado la necesidad de que la OEA, "debata profundamente" su propia "refundación".

El Secretario General de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, reconoció el sábado como un "problema" que todos los países acaten las resoluciones de la CIDH . A los cuestionamientos de varios gobiernos, dijo que "la Comisión no es un tribunal y debe buscar soluciones amistosas con los estados".

Morales inaugurará la sesión el domingo en la noche en la que, anticipó, pedirá una salida al mar para su país y que las islas Malvinas retornen a Argentina.

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton no asistirá y estará representada por Roberta S. Jacobson, su adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental.

Sobre la demanda de salida al mar, el canciller boliviano David Choquehuanca anticipó que su país no buscará una nueva resolución de respaldo a la centenaria demanda marítima boliviana porque no es posible superar aquella de 1979 en La Paz que declara ese asunto de interés hemisférico lograda cuando gobernaba Chile el dictador Augusto Pinochet.

El documento recogerá, aunque no se anticipó el contenido, la demanda de Morales para que la ONU retire el veto al masticado de coca, una práctica ancestral entre los indígenas andinos.

--

La periodista Gabriela Molina, de AP Quito, contribuyó a esta información.